156F Mantenimiento de los audífonos | Phonak 4A91

Sugerencias prácticas para el cuidado de los audífonos

Consejo general

Es importante tratar los audífonos con cuidado. Si lo hace así, su funcionamiento seguirá siendo el adecuado durante muchos años y los problemas derivados del uso diario serán los mínimos. Los audífonos pueden ser resistentes siempre que el uso no sea inadecuado. A continuación, mostramos una serie de sugerencias valiosas para el mantenimiento correcto.

Proteja los audífonos de la suciedad

Antes de tocar al audífono, procure que sus dedos estén siempre limpios y secos. La entrada del micrófono es muy pequeña y puede obstruirse con una manipulación inadecuada.

Proteja los audífonos de la humedad

Quítese los audífonos si va a ducharse, bañarse o nadar. Tampoco deje los dispositivos en el baño, ya que es un lugar donde se suele condensar mucha humedad. Límpiese los oídos de vez en cuando antes de colocarse los audífonos.

Tenga en cuenta que la humedad y la condensación pueden dañar los componentes electrónicos de los audífonos. Se recomienda quitar la pila del dispositivo por las noches y dejar el portapilas abierto. El audioprotesista le puede facilitar un sistema especial de secado.

Mantenga los dispositivos fuera del alcance de los niños y los animales domésticos

Guarde los audífonos en un lugar donde no alcancen los niños ni los animales domésticos. Los dispositivos que no estén desactivados, aunque estén fuera del oído, emiten sonidos altos que pueden dañar a algunos perros.

Evite el contacto con lacas de pelo o maquillaje

Las finas partículas que desprenden las lacas de pelo o los maquillajes en polvo pueden obstruir la entrada del micrófono y el interruptor del control de volumen. Quítese los audífonos antes de utilizar productos de cuidado corporal.

El cuidado correcto

Para que mantengan toda su funcionalidad, es necesario que los audífonos estén siempre limpios. Limpie los dispositivos con un paño suave y seco. Nunca utilice alcohol, disolventes o productos de limpieza. Su audioprotesista le puede facilitar productos especiales para el cuidado de los audífonos; además puede comprobar si quedan restos de cerumen en los dispositivos y si funciona correctamente.

Guarde los audífonos en un lugar seguro

Cuando no utilice los audífonos, lo mejor es guardarlos en el sistema de secado. Transporte siempre los audífonos en su estuche para protegerlos de daños y suciedad. Si no va a utilizar los audífonos por un tiempo, quite las pilas.

Confíe todas las reparaciones a un profesional

Los destornilladores y el aceite son los enemigos de todos los audífonos. El contacto con sistemas electrónicos o micromecánicos puede producir daños irreparables. No hay que olvidar que la tecnología es delicada y, por tanto, muy sensible; una manipulación indebida puede destruirla.

0