155C Comprobación del rendimiento del audífono de su hijo | Phonak

Comprobación del rendimiento del audífono

Debido a que el bebé no puede indicar si el audífono funciona correctamente o no, deberá comprobar su rendimiento. Lo ideal es comprobar los audífonos al final de cada día, de forma que estén listos para funcionar cuando el bebé se levante a la mañana siguiente. Esta lista de comprobación le ayudará a realizar las comprobaciones de forma sencilla y eficaz.

Audífonos

  • Utilice un comprobador de carga para ver si la pila está completamente cargada y sustituya siempre las pilas que estén bajas.
  • Con el molde conectado al audífono, utilice un tubo de escucha o un estetoscopio para escuchar cada dispositivo y cada combinación de dispositivos que utilice el bebé. Por ejemplo, si el bebé utiliza más de un programa/memoria o un sistema FM, escúchelos todos para comprobar si la señal es clara o está distorsionada. Si utiliza un sistema FM en casa, coloque el micrófono/transmisor FM cerca de la radio o de la tele. Escuche la señal a medida que se mueve por distintas áreas de la casa para comprobar que no haya interferencias. Cuando su hijo crezca y empiece a utilizar el teléfono, deberá comprobar también esta señal.
    Nota: Si su hijo sufre una pérdida auditiva profunda o severa, considere la posibilidad de bajar el ajuste del volumen antes de comprobar la audición.
  • El control del volumen en los audífonos de Phonak puede desactivarse o protegerse para evitar su modificación accidental. Si por algún motivo no está desactivado, deberá comprobar que el control del volumen esté bien ajustado en función de la recomendación del audiólogo.

Moldes de oído

  • Asegúrese de que la abertura en la parte del conducto auditivo del molde no presente cera. De lo contrario, límpiela con un paño húmedo o un cepillo o bucle de cera para retirar el cerumen o la suciedad. Si los moldes están visiblemente sucios, límpielos con un paño húmedo. Asegúrese de que el audífono no está húmedo cuando vaya a colocárselo.
  • Compruebe que los tubos del molde del oído no estén húmedos, ya que una simple gota de agua que bloquee el tubo puede evitar que el sonido llegue al oído. Si detecta humedad, separe el molde del oído del audífono y utilice un secador para moldes de oído para secarlo. Si el molde del oído tiene un orificio de ventilación, expulse el aire a través de la abertura.
  • Acérquese para comprobar que el molde del oído y los tubos no presenten grietas ni desgarros que pueda provocar la realimentación (pitidos o chillidos). El audiólogo puede sustituir cualquier tubo con facilidad. Los moldes estropeados deben sustituirse.
0